Grupo Profuego. Empresa líder en España en sistemas contra incendios.
proteccion pasiva contra incendios profuego bmviv

¿ Necesitas Ayuda ?

Protección Pasiva Contra Incendios

La protección pasiva contra incendios incluye todos aquellos materiales, sistemas y técnicas destinados a prevenir la aparición de un incendio, prevenir o retrasar su propagación y finalmente facilitar su extinción y la evacuación de personas. Gracias a la protección pasiva contra incendios, el contenido y la construcción de cualquier edificio están protegidos, al igual que la seguridad de las personas y la propiedad.

Grupo Profuego es el socio principal en España de BMVIV, empresa líder en sistemas de protección pasiva con más de 20 años de experiencia y un equipo técnico de más de 70 personas. Esta alianza ibérica nos permite acometer todo tipo de trabajos en cualquieir parte de la peninsula, islas baleares y canarias incluido.

Ignifugación de materiales

Técnica industrial para mejorar la reacción de los materiales al fuego, mediante la adición de un aditivo retardante del fuego a un material inflamable en el momento de su fabricación o posteriormente «in situ», con el fin de mejorar su reacción al fuego.

La idea no es reducir el nivel de combustión, sino influir en el material para que reaccione mejor al fuego. Así, debemos tener claro algo importante, con este tipo de tratamiento no es posible cambiar un material de combustible a incombustible.

Lo mejor de todo es que este sistema se puede aplicar a diferentes instalaciones, ya sean conductos, paneles, pasajes de instalación o estructuras metálicas.

Principales métodos utilizados:

  • La transformación molecular del material se puede llevar a cabo durante el proceso de fabricación.
  • Adición de aditivos inhibidores al material durante el proceso de fabricación.
  • Aplicar un recubrimiento al material terminado, como pintura ignífuga.

Compartimentación Corta fuego

 Al compartimentar el edificio, es más fácil prevenir la propagación del fuego, cuidando que los cerramientos y precintos favorezcan la retención del fuego. Para cerramientos se deben utilizar paneles resistentes al fuego, puertas cortafuegos, conductos de ventilación, falsos techos, etc.

La partición de los edificios divide la estructura de los edificios en diferentes espacios, estas divisiones se conocen como sectores de incendios. Se trata de espacios delimitados por paredes y techos con cierta resistencia al fuego. En consecuencia, la compartimentación evita la propagación del fuego de un sector a otros durante un incendio.

La sectorización es una parte muy importante de la protección pasiva contra incendios ya que evita que el fuego se propague al resto del edificio. Como resultado, el fuego está confinado dentro del sector de incendios donde se originó y puede controlarse más fácilmente.

 

Protección Pasiva estructural

Esto afecta a todos los elementos que se utilizan en la estructura portante del edificio, evitando su colapso.

El acero pierde su capacidad de carga a una temperatura superior a 550 ° C durante un incendio; por lo tanto, se requiere protección de acero estructural para preservar la estabilidad de la estructura del edificio en caso de incendio.

Protección de estructuras metálicas

Los perfiles metálicos, tan versátiles y resistentes en el diseño de estructuras portantes, muestran un rápido aumento de temperatura cuando entran en contacto con una fuente de calor, y con este aumento de temperatura se produce una disminución de su resistencia mecánica.

Protección de estructuras de hormigón

La resistencia al fuego de las estructuras de hormigón variará según su densidad, contenido de humedad, composición y, sobre todo, tamaño del elemento y la distancia al borde de la armadura metálica.
Protección de forjados con mortero y placas de silicato cálcico.
Los sistemas proyectables proporcionan un alto grado de protección a las losas (tanto de hormigón como de hormigón / losa mixta) aumentando el grado de resistencia al fuego, adaptándolo a los requisitos de la Norma.

 

 

 

Sistemas de Ventilación

Son barreras de humo y ventiladores que sectorizan y evacuan el humo del edificio para liberar espacios de evacuación y retrasar el calentamiento estructural.

Los sistemas de control de humo son una medida básica para prevenir y minimizar los posibles daños a personas y equipos en caso de incendio. El control eficaz del humo requiere el uso combinado de un sistema de extracción de humo adecuado en combinación con detectores de humo para operar los sistemas de extracción de humo, alertar a los usuarios y facilitar la evacuación.

Los sistemas de extracción de humos se definen como aquellos cuyo propósito es proteger las rutas de evacuación de las personas extrayendo el humo al exterior de un edificio en caso de incendio.

La normativa establece los aspectos de medidas específicas para compartimentar el fuego y el humo producido, facilitando su delimitación en sectores y evitando la expansión incontrolada del edificio. Esto también ayudará a controlar, extinguir y mejorar la seguridad de las personas.